La programación es la base de la informática y de Internet. Su importancia hoy en día es enorme, y qué mejor que empezar a programar desde niños. En los últimos años han aparecido herramientas que ponen el mundo de la programación a disposición del público infantil y juvenil, con el objetivo de facilitar la iniciación a la programación a través de entornos amigables: juegos, cuentos, juguetes… De esta forma y sin darse cuenta, los pequeños de la casa aprenden los elementos básicos de los lenguajes de alto nivel: variables, estructuras de control, sentencias, funciones, condiciones, operadores…

La mayoría de estas herramientas tienen en común el no pretender convertir a sus usuarios en programadores expertos (ya que esto podría ser contraproducente), sino facilitar el desarrollo de diversas habilidades multidisciplinares (no sólo la inteligencia matemática) que se ponen en marcha cuando se elaboran pequeños programas de una forma gráfica y como si de un juego se tratase: resolución de problemas, creación de juegos sencillos o realización de complejos escenarios 3D.

De esta forma, todas estas herramientas son un primer paso para que los más pequeños aprendan lo que es la programación. Actualmente existen muchos proyectos enfocados a la enseñanza de programación para niños. La mayoría apuestan por entornos gráficos, que mediante el uso del ratón y del teclado permiten crear un programa como si fuera un puzzle. Poco a poco, el niño irá aprendiendo que esas piezas de puzzle son secciones de código, un código que pueden seguir aprendiendo a medida que crecen y siguen formándose.

 

Páginas web y aplicaciones

Desarrollo web y programación para niños

 
Scratch
http://scratch.mit.edu
Avalada por el MIT (Massachusetts Institute of Technology), es la herramienta de programación para niños más popular y con más larga trayectoria, tanto que actualmente está disponible en varios idiomas y es usada por cientos de centros educativos para todas las edades alrededor del mundo. Scratch es una de las maneras más sencillas de empezar a programar. Además de sus clientes multiplataforma para escritorio tiene una versión online para jugar desde el navegador. En cuanto a su funcionamiento, se basa en bloques de código, como un puzzle, que permiten crear historias interactivas, animaciones, juegos, piezas musicales y artísticas… Dos de sus elementos motivacionales son:

1. De una forma muy sencilla podemos incorporar nuestros propios dibujos o elementos multimedia.
2. Podemos compartir nuestras creaciones con otros ?programadores? en la misma página web, aprendiendo de las creaciones de otros y poniendo a disposición de los demás las nuestras.

 
Alice
http://www.alice.org/index.php
Es una herramienta que permite a los estudiantes aprender de manera básica las ciencias de la computación al mismo tiempo que crean películas animadas o videojuegos sencillos, a través del control de objetos y personajes 3D en un mundo virtual con un sistema basado en arrastrar y soltar. Sus desarrolladores confirman que su utilización mejora los resultados del alumnado en matemáticas.

 
Hackety Hack
http://hackety.com/
Es un ambiente de programación de código abierto basado en Ruby y especialmente recomendado para niños y adolescentes. Combina un IDE (Entorno de Desarrollo Integrado) con un sistema muy interesante de lecciones. La aplicación de escritorio multiplataforma también tiene integración con el sitio web, donde se pueden compartir lo que se ha aprendido, hacer preguntas o enviar comentarios.

 
Stencyl
http://www.stencyl.com
Es una herramienta de programación para todas las edades, incluyendo a niños. De forma gráfica te ayuda a programar un juego. La herramienta pone mucho hincapié en el aspecto gráfico, permitiéndote armar el juego mediante piezas de código prediseñadas que tú mismo vas personalizando y uniendo.

 
StarLogo TNG
http://education.mit.edu/projects/starlogo-tng
Es otra propuesta educativa avalada por el MIT, para aprender a programar juegos, modelos 3D y animaciones o simulaciones. Su aspecto puede ser algo tosco, pero es una buena base para empezar a trabajar con herramientas de programación y modelado. Puede ser usado por profesores y alumnos y, aunque se encuentra en inglés, cuenta también con un parche en español.

 
Blocky
https://code.google.com/p/blockly
El proyecto Blocky es una herramienta de programación para niños más sencilla que las anteriores pero con la misma base, convirtiendo el código en piezas de un puzzle que hay que combinar para obtener un juego, una calculadora o cualquier programa que se nos ocurra. Una de sus ventajas es que funciona desde el navegador, así que no hay que instalar nada. Además, muestra el código generado para poder editarlo cuando el usuario tenga los conocimientos suficientes de JavaScript o Python.

 

Libros

Desarrollo web y programación para niños

 
Hello Ruby
Es el proyecto de Linda Liukas, un libro ilustrado que permite aprender a los más pequeños las herramientas para programar de forma didáctica. Cuenta la historia de Ruby, una niña con una imaginación muy activa que comienza a descubrir los secretos de la programación junto a sus amigos.

Dirigido a niños entre 4 y 7 años es un punto de encuentro entre narrativa y tecnología. El proyecto está compuesto por el cuento y un libro de actividades para aplicar lo aprendido.

 

Juguetes

Desarrollo web y programación para niños

 
Primo
Los creadores de Primo, un juguete con el que los niños de 4 a 7 años pueden aprender sus primeras nociones de programación, piensan que por muy buena que sea la relación de los más pequeños con los dispositivos táctiles, no hay nada para el aprendizaje como el juego en el que mueves los objetos con tus propias manos: «Trabajamos en una herramienta que ayuda a los niños a convertirse en creadores, y no meros consumidores del mundo digital en el que vivimos».

Se compone básicamente de tres piezas: un robot llamado Cubetto capaz de desplazarse, una interfaz física para programar, que consiste en un tablero con huecos, y las piezas con las que ese tablero puede rellenarse y, por tanto, codificarse. El fin del juego es que los niños introduzcan una serie de comandos que indiquen al robot la trayectoria que debe seguir para desplazarse.

 
Bo y Yana
Se trata de dos robots llamados Bo y Yana, con el objetivo de que los niños en edad preescolar aprendan los conceptos básicos de la programación de software, mientras juegan y se divierten. Las investigaciones apuntan a que los niños en edad preescolar pueden enfrentarse con la programación pero no existen productos que les ayuden a aprenderla.

Pero, ¿cómo funcionan Bo y Yana? El niño utiliza un programa muy visual y táctil en el iPad, el cuál le permite arrastrar una serie de componentes a un mapa que indica diferentes comandos. Cuando el niño ha terminado, la aplicación envía las instrucciones al robot vía bluetooth para que las ejecute. El niño, por ejemplo, puede hacer que el robot toque algo de música o que su ojo se ilumine.